jueves, 21 de agosto de 2014

QUICHE DE CECINA Y QUESO




Hoy os traigo una variación de una receta que tiene su origen en Francia, la Quiche Lorraine. Este pastel salado suele llevar como relleno queso, champiñones y jamón york, sin embargo, hoy vamos a cambiarlo un poco, introduciendo un ingrediente típico de España, la cecina del Bierzo, que le dará un gusto salado, muy diferente y, sobre todo, delicioso.

-         Masa quebrada o masa de hojaldre (puedes comprarla ya hecha o hacerla tu mismo)
-         100 gramos de cecina del Bierzo
-         100 gramos de queso rallado
-         300 ml de nata para cocinar
-         3 huevos XL
-         Pimienta negra
-         Sal

En primer lugar debemos amasar y estirar la masa de hojaldre. Para ello tendremos que colocarla sobre una superficie lisa y enharinada y amasar con un rodillo. Una vez que esté bien estirada y haya quedado fina la colocamos sobre un molde apto para horno. Para evitar que la masa se hinche y suba mucho con el calor del horno, tendremos que pinchar la masa con un tenedor. Cuando la tengamos lista, la retiramos para añadir el resto de ingredientes después.

Por otro lado, batimos los huevos en un bol y añadimos también la nata. Cuando ambos ingredientes se hayan integrado perfectamente, dando lugar a una mezcla homogénea, incorporamos el queso y la cecina mezclándolo con suavidad para que se reparta por toda la mezcla y salpimentamos al gusto.

Por último sólo nos queda añadir la mezcla en el molde forrado con la masa quebrada e introducirlo en el horno, previamente precalentado a 200º, durante al menos 30 minutos, hasta que la parte superior quede tostada. Si queréis, antes de meterlo al horno, podéis echar un poco más de queso rallado sobre la quiche para que se quede una capa de queso gratinado.

Espero que os haya gustado la receta, y que no dudéis en prepararla, ya que está hecha con productos de mi tierra natal, León.