martes, 23 de mayo de 2017

PASTEL DE COCO CON DULCE DE LECHE


Esta receta es para los que se cansan de los típicos bizcochos, es muy sencillo tunear o dar un toque diferente a un simple bizcocho de yogur, como el que os traigo hoy. 

3 huevos
1 yogur de coco
1 medida de yogur de aceite de girasol
2 medidas de yogur de azúcar moreno
2 medidas de yogur de harina con levadura
1 vaso y medio de yogur de coco rallado
1 pizca de sal

Batimos los huevos  con la batidora de varillas o robot de cocina, hasta que doblen su volumen, añadimos entonces, el aceite y el yogur, y batimos para integrar los ingredientes a la masa, incorporamos la harina, el coco rallado y el sal, batimos todo de nuevos.

Echamos la masa en un molde previamente untado con mantequilla o spray desmoldante, horneamos a 175º durante 30 minutos, recordad el truco para que el bizcocho crezca recto y sin chepa, envolver el molde en papel de aluminio o un paño.

Una vez que el bizcocho  esté horneado y enfriado, cubrimos con dulce de leche, espolvoreamos con coco rallado rosa y blanco. 







Ideal para un desayuno o merienda, además de sencilla, combinamos diferente sabores, el coco no es nada dulce, al contrario que el dulce de leche que es super dulce, por eso son dos sabores que podéis combinar en cualquier momento. 

Y como no sólo me escondo detrás de los dulces, os dejo mi pequeña participación en la Marcha  solidaria para luchar contra la leucemia infantil, organizada por La cuadri del Hospi, donde participó muchísima gente, así que espero que lograrán recaudar el dinero necesario para el proyecto de investigación del Hospital de Cruces. Tanto yo, como mi familia nos lo pasemos muy bien, además, tuvimos la suerte de volver a casa con una cesta llena frutas de temporada, que nos tocó en la tómbola solidaria que organizaron.  Sólo deciros desde aquí, a todo el que pueda que: DONA MÉDULA. 




viernes, 28 de abril de 2017

CHEESECAKE CON QUESO DE YOGUR

Más recetas de cheesecake, en mi blog, nunca falta, y en casa, aprovecho cualquier ocasión para prepararla, una comida familiar, un cumpleaños, o simplemente un antojo. Esta vez mi excusa ha sido un nuevo queso que he encontrado en el supermercado, queso de yogur griego, con menos calorías que el queso de untar, tipo philadelphia o mascarpone. La receta es la misma que ya conocéis los seguidores de mi blog, el resultado en cuanto a textura es el mismo que con cualquier otro tipo de queso, el sabor es más suave, menos pesado, os lo recomiendo sin duda. Aunque yo seguiré fiel a queso ricotta para este tipo de tartas, es el que más sabor aporta.

400 gr galletas 
80 gr mantequilla
600 gr de queso de yogur griego
400 gr nata
6 huevos
1 cucharadita de aroma de vainilla
200 gr leche condensada
Mermelada de frambuesas 

Thermomix

Pon las galletas en el vaso y tritura 5 segundos a velocidad 7-9. Añade la mantequilla y programa 5 min/80/vel 3.

Echamos la mezcla de galletas en el molde y extendemos para cubrir la base y los laterales, refrigeramos mientras preparamos la crema de queso.

Este cheesecake lo vamos a hacer al baño maría en el horno, así que antes de empezar con el relleno, ve poniendo una base o una bandeja con agua caliente. Pon el horno a 200ºC con calor arriba y abajo mientras seguimos trabajando. 
Pon los huevos en el vaso, y bátelos 30 segundos en velocidad 5. Añadimos la leche condensada, la nata, la vainilla , y el queso, mezclamos 30 seg/vel 5.

Sacamos el molde del frigorífico y echamos la crema dentro, metemos en el horno, y horneamos 60 minutos a 180º, con calor arriba y abajo, dejamos enfriar dentro del horno. 

Tradicional

Si no tenéis thermomix, podéis seguir los mismos pasos anteriores, pero utilizando la batidora de toda la vida, incluso para triturar las galletas. 





jueves, 27 de abril de 2017

PUDDING DE PAN AL AROMA DE NARANJA

No sé a vosotros, pero a mí, nunca me faltan en mi diario de recetas, las recetas con las que puedo aprovechar restos de comida, o esos productos que están a punto de caducar, y hay que utilizar si o si, para que no acaben en la basura, la primera norma de todo cocinillas es nunca, nunca, nunca tirar comida. 

Esta receta, es para aprovechar un poco de pan de molde grueso, si no tenéis, podéis sustituirlo por pan normal, restos de bollería, magdalenas, sobaos, etc ..., cualquier tipo de pan sirve. Si utilizais bollería, os recomiendo disminuir la cantidad de leche condensada y aumentar la de leche desnatada, para que resulte muy dulce y empalagoso.

800 ml de leche desnatada
300 gr. pan 
5 huevos
Zumo de una naranja
200 ml leche condensada
Caramelo 

Thermomix

Ponemos en un bol el pan remojado con la leche, reservamos media hora. 

Echamos en el vaso de la thermomix, el pan remojado, los huevos, el zumo, la leche condensada y trituramos 30 seg/vel 4. Cubrimos el molde con el caramelo, echamos la crema del pudding.

Llenamos el vaso de la thermomix de agua, más o menos un litro, colocamos el Varoma, metemos dentro el molde con el pudding, tapado con papel de hornear, programamos 50 min/varoma/vel cuchara. Comprobar si está cuajado, si no, añadir unos minutos más. 

Tradicional

Ponemos en un bol el pan remojado con la leche, reservamos media hora. Añadimos los huevos, el zumo, la leche condensada y trituramos con la batidora. Cubrimos el molde con el caramelo, echamos la crema de pudding, horneamos 40 minutos, calor arriba y abajo, si véis que se dora mucho por arriba, cubrir con papel de aluminio.