sábado, 27 de octubre de 2012

FONDUE DE CHOCOLATE




Para un amante y conocedor del chocolate, lo más cercano al éxtasis, es el sabor del chocolate.

 ¿Es realmente  tan malo el chocolate? Hoy en día, se sabe que numerosos componentes del chocolate tienen efectos beneficiosos para la salud. A pesar de que se conoce la mayor parte de los componentes del chocolate; últimamente se ha puesto gran interés en recientes descubrimientos especialmente relacionados con su contenido en sustancias antioxidantes,  con efectos protectores para la salud.

Los científicos han demostrado que el chocolate posee sustancias que mejoran el estado de ánimo con propiedades antidepresivas, desencadenando una sustancia química que produce placer en el cerebro, la serotonina. Es una de las tres sustancias en el organismo que produce atracción sexual, las otras dos son la dopamina y la norepinefrina. Las tres juntas producen sensación de euforia, placer, satisfacción y deseo. La sensación de euforia del enamoramiento o el estado de bienestar tras el orgasmo son ejemplos de un “pico” en la producción de endorfinas.

El chocolate contiene  sustancias químicas, a algunas de ellas se le han atribuido propiedades curativas. Se dice que pueden combatir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, también puede proteger el sistema inmunológico, todo ello por el contenido de flavonoide, sustancia que también la contiene el vino. Contiene además, fósforo, magnesio, hierro, potasio, calcio, vitamina E, tiamina y riboflavina, cafeína, teobromina y taninos. Es rico en antioxidantes naturales. Una ración de 20 gramos contiene 106 kilocalorías.

Al igual que el vino, contiene fenoles antioxidantes que protegen al organismo de enfermedades cardiovasculares. Estas sustancias combaten los radicales libres y retrasan los procesos de envejecimiento celular.

LA FONDUE
A mediados de la década del 60, en la ciudad de Nueva York, más de cien periodistas fueron invitados a una rueda de prensa, que incluía un “lunch”, a cargo del chef suizo Konrad Egli. De postre, la sorpresa: una fondue de chocolate marca Toblerone.

En pequeñas marmitas individuales de cerámica, burbujeaba el chocolate fundido. Para sumergir en el chocolate, los anfitriones del acto sirvieron pedazos de bizcochuelos, biscuits y frutas troceadas.

Muchas revistas especializadas en temas culinarios se hicieron eco del éxito del nuevo postre. En seguida, los más prestigiosos restaurantes neoyorquinos lo incluyeron en sus cartas, siguiendo el ejemplo del mismo “Plaza Hotel”, la nueva fondue de Toblerone.



Una buena forma de enriquecer la propiedades del chocolate, es añadirle fruta o frutos secos.