miércoles, 23 de julio de 2014

PAN CHINO DE ALMENDAS Y AVENA

De vez en cuando preparamos en casa alguna comida internacional, la comida que más nos gusta es la china, a las niñas les encanta comer con los palillos chinos, o mejor dicho, intentar comer con ellos, porque mira que se nos da mal!

La receta que os traigo hoy es una variación de los panecillos chinos que ya había hecho anteriormente, las diferencias es que los he hecho al vapor, antes de freirlos. También he sustituido la leche de vaca, por leche de avena, en vez de mantequilla he utilizado manteca de cerdo y he sustituido la mitad de la harina por harina de almendras, y he utilizado pasta de almendras en vez de azúcar.  Vamos, que he cambiado la receta totalmente, y para mi gusto, mucho más ricos!

150 gr. harina
150 gr. harina de almendra
150 ml leche de avena
1 cucharada de manteca de cerdo
1 cucharada de pasta de almendras
Pizca de sal
1 sobre de levadura en polvo panaderia

Mezclamos la levadura con la leche tibia. En la cubeta de la panificadora o robot de cocina, mezclamos las harinas con la sal, la manteca de cerdo y la pasta de almendras, mientras la máquina amasa, en la panificadora encendemos el programa amasado, que dura 15 minutos, y en el robor de cocina vamos amasando con la varilla de amasar, a velocidad media. Vamos añadiendo poco a poco la mezcla de leche y levadura. Y dejamos amasar hasta que se forme una masa que se despegue de las paredes.

En un bol, con un poco de harina espolvoreada dejamos levar hasta que doble su volumen, mínimo dos horas, dependiendo de la temperatura de vuestra cocina. Pasado ese tiempo, desgasificamos la masa, y hacemos bolas de unos 35 gr., estiramos cada bola con el rodillo y enrollamos, para dar la forma al panecillo. Dejamos levar de nuevo los panecillos ya formados, durante hora y media.

Preparamos una olla con agua, ponemos a hervir, y encima colocamos el bol con agujeritos que se utiliza para cocinar al vapor. Cubrimos el bol, con papel de hornear y colocamos de dos en dos cada panecillo, y dejamos cocer al vapor durante cinco minutos, sacamos y freimos en una sarten con aceite de sésamo, el aceite debe estar bien caliente. Cuando estén dorados los sacamos y dejamos reposar sobre papel absorvente de cocina.

Hemos acompañado estos panecillos con un wok de fideos chinos con verdura y pollo en salsa teriyaki, una delicia de almuerzo, os lo recomiendo, y como digo siempre, el gusto por la cocina está en variar y en atrevernos con nuevas recetas y nuevos ingredientes. 





Cómo veís, quedan super esponjosos. Además tienen un sabor a almendras muy rico. Os aviso que os comereís más de uno! Qué perdición de panecillos!