lunes, 28 de mayo de 2018

VAINAS CON PATATAS Y SOFRITO DE SOJA

Hoy os traigo una de las recetas que he de confesaros más odiaba yo cuando era niña, las vainas eran uno de las legumbres que no me gustaban nada de chiquita. De hecho solo intentaba comerme el huevo y las patatas, pero allí estaba mi madre, con la frase típica de todas las madres: hasta que no te lo comas todo no te mueves de la mesa! y claro, ante una amenaza sí, había que tragar y comer. Y ahora, en edad adulta, es una de las recetas que preparo todas las semanas en casa, no sólo cocidas, sino que también las utilizo mucho de acompañamiento, para ello utilizo las vainas mini redondas. 

Así que si vuestros hijos, igual que mis hijas, no son muy fans de esta legumbre, no os desesperéis ya aprenderán a comerla, según va uno creciendo el gusto del paladar va cambiando y explorando nuevos sabores.

La vainas o judías es una legumbre que nos aporta fibra, vitaminas y minerales, en un ingrediente muy utilizado en muchas culturas gastronómicas. Se suelen cocinar cocidas, guisadas, a la plancha, en ensaladas, purés o como acompañamiento. 

Podemos encontrar vainas de diferentes aspectos, rectas, semirectas, redondas ... 

INGREDIENTES

300 gr. vainas
4 patatas
2 dientes de ajo
1 cucharada de cúrcuma
50 ml aceite OVE
2 cucharadas de aceite de sésamo
2 huevos cocidos
1 pimiento verde
Sal
2 cucharadas de salsa de soja

1. En primer lugar, lavaremos y trocearemos las vainas, quitándole el pico de cada extremo.

2. Ponemos a calentar una cazuela con agua y sal, y cuando rompa a hervir añadimos las vainas y las patatas, a mi no me gusta que estén muy cocidas, así que apago el fuego cuando veo que la vaina ya esta blanda.

3. Ponemos en una sartén el aceite, cuando esté caliente echamos los ajos y el pimiento picado y sofreímos, después añadimos la cúrcuma y la salsa de soja, en este paso yo suelo añadir un poco del caldo de las vainas.

4. Echamos el sofrito encima de las vainas, las patatas y el huevo cocido. Sazonamos con un corrito de aceite de sésamo, con cuidado removemos para que se mezclen los sabores. 






Un primer plato digno de cualquier comensal, me encanta el color verde de las vainas!