miércoles, 22 de enero de 2014

CUPCAKES DE RICOTTA Y ZANAHORIA, CON FROSTING DE PETIT SUISE Y MIEL

Nadie puede resistirse a estos pequeños pastelitos americanos, que ya se preparan en todo el mundo, la fama se los cupcakes ha atravesado fronteras, y no es para menos, estos mini pastelitos son super esponjosos y con sabores variables a gusto del consumidor. Y como podemos añadir no sólo frutas, o lácteos, sino también verduras, como en este caso, la zanahoria, pero podeís sustituirla por calabacín o calabaza. Qué más podemos pedirle a un postre? Y recordad, que como a mi me gusta, rebajar la cantidad de azúcar en el frosting y en la base, queremos que este dulce, no que sólo  predomine el sabor del azúcar, como yo digo siempre, el azúcar tiene que ser un añadido, no un ingrediente, cuánta menos cantidad mejor.

Esta receta consta de una base de bizcocho de zanahoria y queso ricotta, con un frosting de petit suise y miel, el frosting también lo he utilizado para rellenar el cupcake junto con un cucharadita de mermelada de naranja dulce.

Y vamos con la receta:

Base del cupcake:

2 huevos
175 gr. harina con levadura
1 zanahoria rallada
75 gr. de panela o azúcar moreno
60 gr. mantequilla
75 gr. de queso ricotta
Mermelada de naranja

Mezclamos con la batidora de varillas, la mantequilla a temperatura ambiente, junto con el azúcar, cuando este formada una crema homogénea añadimos el queso, y seguimos mezclando, hasta integrarlo bien. Añadimos los huevos, de uno en uno y sin dejar de batir. Después añadimos la zanahoria, mezclamos, y por último añadimos la harina tamizada. Integramos bien todos los ingredientes, y cubrimos los moldes de cupcakes hasta la mitad, horneamos a 160º durante 15 minutos, yo los últimos cinco minutos supo la temperatura hasta 175º.

Dejamos enfriar y descorazonamos los cupcakes, para rellenar con una cuchardita de mermelada de naranja.

Para el frosting:

2 petit suise naturales
2 cucharadas de miel
200 ml. de nata vegetal
Cacahuetes
Virutas de colores

Montamos la nata, y cuando este semimontada añadimos los petit suise y la miel. Dejamos enfriar en la nevera unos 30 minutos el frosting. Cubrimos los cupcakes y decoramos con un chorrito de miel, cacahuetes o virutas de colores.









No se a vosotros, pero a mi se me hace la boca agua, toda una combinación de sabores: ricotta y zanahoria, y añadir petit suise al frosting en vez de queso masacarpone, le dio un toque dulce muy rico, vamos, que los niños les ha encantado el frosting! Y no sólo a los niños!Jijijiji.