martes, 1 de abril de 2014

QUICHE DE ESPINACAS CON CEBOLLA Y BACON CARAMELIZADO AL OPORTO

 No es una novedad, si os digo que me encantan los Quiches y tartas saladas, porque es una buena manera de combinar verduras con otros ingredientes.

La receta de hoy lleva espinacas, una verdura que es dificil hacer que los niños coman, aún siguiendo los consejos de Popeye! Pués con esta receta, no hay problema, al llevar cebolla y bacon caramelizado, nos deja un quiche con un sabor dulzón, casi ni se aprecia el sabor a espinacas.

Masa de hojaldre
200 gr. espinacas frescas
100 gr. bacon ahumado
2 cebollas
2 huevos
200 ml. de nata líquida
Media cucharadita de Curcuma
1 cucharada de salsa de soja
2 cucharadas de panela o azúcar moreno
30 ml. de Oporto o Vino Tinto
Semillas de lino.

En una sartén pochamos la cebollas, cortadas en juliana. Cuando estén pochadas añadimos una cucharada de panela o azúcar moreno, dejamos pochar dos minutos, y añadimos el Oporto o Vino tinto, dejamos reducir a fuego lento.

En otra sarten, con un poco de aceite de oliva, caramelizamos el bacon cortado en taquitos, con una cucharada de azúcar moreno. Resevamos.

Por otro lado, en una sartén con aceite de oliva, ponemos las espinacas dos o tres minutos al fuego., el tiempo justo para que se asen sin que se pasen demasiado. Reservamos.


Batimos los huevos con la nata, la curcuma y la salsa de soja.

Cubrimos el molde con la masa de hojaldre, y rellenamos con los ingredientes de la siguiente forma: Primero rellenamos con las espinacas, seguidamente con la cebolla, después con el bacon y por último echamos la crema de nata y huevos especiada. Espolvoreamos con semillas de lino.

Horneamos a 180º durante 35 minutos, aproximadamente.





Lo que más me gusta de este pastel salado, es la cobertura, al estar caramelizado, la cobertura queda crujiente y con un color dorado a como caramelo.