domingo, 21 de septiembre de 2014

YOGUR DE LECHE Y KEFIR DE CABRA


Probando nuevos sabores para nuestros yogures, me decicí hacer yogures con leche de cabra, ya había visto en el supermercado yogures de cabra, pero no estaba segura si se podrían hacer en la yogurtera, así que para no quedarme con las dudas me decidí hacerlos, ya había probado yogures de soja y yogures de avena. 

La leche de cabra es una bebida natural cucyo consumo ha aumetnado en los últimos años, es una de las bebidas más tradicionales desde hace siglos.  Sus beneficios se han llegado a comparar con la leche materna, ebido a su menor contenido en caseína, por la cual se considera una leche hipoalergénica. con un contenido en oligosacáridos  que actúan como prebióticos al llegar al intestino grueso. Tiene muy poca cantidad de lactosa, por lo que es más digestiva, además contiene mayor cantidad de ácidos grasos esenciales. Lo cual, ayuda a disminuir los niveles altos de colesterol y triligéridos, reduciendo las transaminasas altas, y previniendo enfermedades cardiovasculares. Aporta calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro, zinc, slenio, manganeso y cobre. Todo un aporte nutricional.


800 ml. leche de cabra desnatada
2 cucharadas de kefir de cabra
1 yogur de cabra

Mezclamos la leche con el kefir y el yogur de cabra. Llenamos los vasos de la yogurtera, y la dejamos tapada y encendida durante 8 horas. Pasado ese tiempo, sacamos los yogures, los tapamos y los llevamos a refrigerar al frigorífico durante 4 horas mínimo.

Si quereís podeís añadir azúcar o edulcorante a la mezcla de leche y yogur, yo no lo hice, pero si eché un poco de miel en alguno de los vasos antes de echar la mezcla.

Podeís servirlos, con un poco de canela en polvo espolvoreada, con nueces o cereales, o simplemente como yogur de beber, ya que su consistencia es espesa pero más bien liquida.




La leche de cabra tiene un sabor muy peculiar, pero no es tan fuerte como puede llegar a parecer, los yogures quedan muy muy suaves. 


Os animo a probarlos! Además, en esta receta tenemos el doble de nutrientes, ya que hemos añadido el kefir de cabra también, lo cual los hace aún más digestivos.