miércoles, 17 de septiembre de 2014

MACARONS DE FRESA CON QUESO

Macarons, temidos Macarons! He vuelto a lanzarme a la aventura de hacer macarons, y es que estas pastas rompen todas las reglas, lo normal es que cuanto más practica una la misma receta, consiga ir mejorando el resultado. Pués nada ... con los macarons es todo lo contrario. 

No sé si influyó la humedad que hacía ese día, que necesitaron mucho tiempo para secarse. 

No quedaron mal del todo, y estaban ricos de sabor, pero el aspecto del pie del típico macaron no lo conseguí del todo. 

De todas formas os dejo la receta que seguí, y la fotito con el resultado obtenido. El siguiento intento irá mejor, seguro!

50 gr. claras de huevo
125 gr. azúcar glass
125 gr. harina de almendra
40 ml. agua
100 gr. azúcar granulado
40 gr. claras de huevo
Colorante
Aroma de fresa

Lo primero, será tamizar la harina de almendra con el azúcar glass, esto deberá hacerse mínimo tres veces. Añadimos a esta mezcla los 40 gr. de claras, y mezclamos con la espátula hasta integrar los ingredientes.

Montamos el resto de claras a punto de nieve, mientras, preparamos el almibar, poniendo al fuego el agua con el azúcar granulado, hasta conseguir el punto de bola, aproximadamente a los cinco minutos.  Justo cuando las claras hayan empezado a montarse vamos añadiendo el almibar, dejando que caiga en forma de hilo. Seguimos batiendo hasta que la mezcla haya enfriado y forme picos, aproximadamente durante ciando minutos.

Añadimos el aroma y el colorante a la mezcla.

El último paso, y muy importante, mezclar este merengue con la masa de almendras realizada en el paso primero. Suavemente lo integramos bien, sin pasarnos en mezclar. Sabremos que la masa esta lista cuando caiga en forma de lazo facilmente.

Con ayuda de una manga rellenamos los circulos sobre el tapete o sobre papel de hornear.

Horneamos a 150º, calor arriba y abajo, durante 15 minutos. 


El relleno es frosting de  queso de untar con un poco de azúcar y nata vegetal montada.


Como veis, el pie empezó a formarse, pero se rompía con facilidad al enfriarse. Sin duda hay que mejorar.

Por cierto, sé que teneis dudas de si se puede sustituir la harina de almendra por harina de trigo, y he de deciros que no. Pero, lo que si se puede es sustituirla por otro fruto seco molido, como: avellanas, nueces, pistachos, cacahuetes, etc ...

Os dejo un artículo muy interesante sobre LA TEORIA DE LOS MACARONS. Imprescindible leerlo si os vais a lanzar a la aventura de los macarons. Y recordad! Aunque no os salgan perfectos de aspecto, seguro que de sabor estan riquisimos, no dejan de ser una pasta de almendra, con base o sin base, el sabor no cambia.