domingo, 4 de enero de 2015

PAULOVA DE FRESAS Y FRUTOS ROJOS

Esta es una de las tartas que tenía pendiente de hacer desde hace mucho tiempo, primero hice los cupcakes Paulova, y ahora era el turno de la tarta.

Aunque parece difícil, no lo es, en absoluto, consta de dos partes: merengue y nata montada. Hacer el merengue puede resultar complicado, porque a parte de montar las claras, hay que añadir maicena, lo cual puede hacer que el merengue se quede sin aire y se baje. Otra de las complicaciones, es el horneado, a fuego lento, calor arriba y abajo, y hora y media en el horno, dejando que se enfrie dentro de este. 

Os cuanto la receta y luego os digo unos trucos.

10 claras
500 gr. azúcar glass
1 cucharada de vinagre blanco
1/2 cucharadita de crémor tártaro
Pizca de sal
30 gr. maicena
400 ml. nata vegetal
Fresas
Frutos rojos
Sirope de frutos rojos

Encendemos el horno a 175º, calor arriba y abajo, nada de ventilador.

Tamizamos el azúcar glass con la maicena.

Montamos las claras con el cremor tartor y una pizca de sal. Cuando esten a punto de nieve, vamos añadiendo el azúcar glas tamizado con la maicena, añadimos lentamente, cucharada a cucharada, sin dejar de batir a velocidad media, cuando hayamos incorporado todo el azúcar, seguimos batiendo a máxima velocidad durante ocho minutos, y un minuto antes de dejar de batir añadimos el vinagre blanco, terminamos de batir.

Dibujamos un círculo en papel de hornear, le damos la vuelta, y lo pegamos con gotas de merengue sobre la bandeja del horno. Cubrimos el círculo con el merengue, intentando que nos quede redondo y un poco alto, extendiéndolo desde el centro hacia los bordes.

Bajamos la temperatura del horno a 125º y horneamos durante 30 minutos, pasado ese tiempo, bajamos la temperatura a 100º y seguimos horneando durante 60 minutos.  No abrir la puerta del horno en ningún momento, hasta que no se haya enfriado. El merengue debe enfriarse dentro del horno. Por lo cual, os aconsejo hacerlo por la tarde/noche, así mientras dormimos el merengue se va enfriando.

Para terminar, sólo tendríamos que montar la nata con un poco de azúcar (al gusto), yo uso nata vegetal así que no añado azúcar ya que está aromatizada. 

Con cuidado despegamos el merengue del papel de hornear, colocamos sobre la bandeja o plato, cubrimos con la nata y decoramos con los frutos rojos y las fresas. 

Bañamos con sirope de frutos rojos en el momento de servir.

El sirope puede hacerse con un poco de mermelada de frutos rojos y almibar. Conservar en el frigorífico hasta el momento de servir.

El merengue queda crujiente por fuera y cremoso por dentro, por eso esperamos hasta el ultimo momento antes de servir, para cubrir con la nata, las frutas y el sirope. Si lo haces con antelación, el merengue se humedecerá.







* El vinagre blanco es opcional, lo usamos porque da brillo y blancura al merengue.

* El crémor tártaro ayuda a montar las claras con más firmeza, yo lo usaría si o si, ya que en todas las despensas de las casas seguro que hay, los sobres de gasificánte que se usan para muchos postres, uno es blanco y otro azul, pues bien, uno de ellos es bicarbonato de sodio y otro ácido tartárico (cremor  tártoro ).

* Con estas cantidades yo hice un disco de 22 cm de diámetro.

Con estos datos, ya podéis hacer una fabulosa Paulova.