domingo, 8 de noviembre de 2015

DULCE DE MEMBRILLO


El membrillo es una fruta de sabor ácido con muy bajas calorías, que se consume principalmente en forma de dulce. acompañado de queso, requesón, tostadas ... A la hora de comprarlos hay que elegir los que son de color amarillo, sin golpes, los que son verdes están  todavía sin madurar, y los que presentan manchas estarán muy maduros. 

El dulce de membrillo muy utilizado en diferentes dietas, por su poder astringente, y alto contenido en potasio y fibra.

A la hora de preparar este dulce se  añade azúcar, pero para que sea apto para todas las personas, yo he reducido la cantidad de azúcar a la mitad que ponía en la receta, además no he utilizado azúcar refinado, lo he sustituido por Panela (azúcar natural de caña sin refinar, apto para personas diabéticas y más saludable que el azúcar refinado, los que seguís este blog, habréis visto que utilizo en muchas recetas).

600 gr. fruta de membrillo (5 piezas)
350 gr. panela
Zumo de un limón

Thermomix

Añadimos en el vaso de la thermomix los membrillos troceados, y trituramos 25 seg/vel de 5-8. Añadimos la panela y el zumo de limón, programamos 30 seg/vel 5-10, bajamos los restos que puedan quedar en las paredes del vaso y programamos 35 min/100º/vel 5, pasados los 15 primero minutos quitaremos el cubilete para poner el cestillo, así lograremos que se evapore el agua que pueda soltar la fruta.

Echamos en un molde de silicona, cubrimos con film transparente y dejaremos  enfriar a temperatura ambiente, luego lo conservaremos en el frigorífico 24 horas antes de consumir. 

Yo suelo prepararlo de un día para otro. 


Tradicional

Cortamos la fruta en trocitos, echamos en una cazuela, junto con la panela  y cocinamos a fuego medio, como si fuéramos hacer mermelada o compota, cuando la fruta esté semi reducida, pasados quince minutos añadimos el zumo de limón, y cocinamos unos cinco minutos más, pasado ese tiempo, echamos en el molde, y dejamos enfriar a temperatura ambiente, luego conservamos en el frigorífico hasta el día siguiente, listo para consumir. 







Un postre ideal para los desayunos o meriendas, apto para todos los paladares.