domingo, 10 de julio de 2016

BUNDT CAKE DE VAINILLA CON SALSA DE TOFFEE


Después de unos días largos sin publicar nada, vuelvo con una receta que tenía muchas ganas de hacer, no por el bizcocho en sí, si no por la salsa de toffee que lo cubre.

Antes de comenzar con la receta, deciros que empiezo a colaborar como escritora gastronómica publicando mis recetas en la revista digital Reyournal, podéis encontrar mis artículos de recetas en la sección Gastronomía, además de poder leer artículos de actualidad de otras secciones, como viajes, política, cultura, literatura, etc.... os espero!

El toffee es un dulce cremoso compuesto por una base de caramelo en almíbar, al cual se le da cremosidad añadiéndole nata líquida o leche evaporada. Recordáis los famosos caramelos de Wether´s original?  pués ese es el sabor de esta salsa, auténtico toffee casero, también en logroño hay unos caramelos de nata y toffee, riquísimos, a mi me encantan esos caramelos, de hay la idea de combinar su sabor en un postre. 

Lo primero que haremos será preparar la salsa de toffee, ya que tiene que enfriarse y coger la textura adecuada para bañar el bizcocho. 

Salsa de tofffe

150 gr. azúcar moreno
50 gr, mantequilla
100 gr. leche evaporada o ( nata liquída)
2 cucharadas de brandy o whisky (opcional)

En un cazo echamos el azúcar, a fuego medio, dejamos que se vaya fundiendo lentamente, hasta que adquiera un caramelo dorado.

En  un cuenco echamos la leche evaporada y la mantequilla, metemos en el microondas 30 segundos, para que entibie.

Cuando el caramelo esté dorado, sin grumos, retiramos del fuego para que baje la temperatura, y echemos lentamente la mezcla de mantequilla y leche evaporada, la salsa empezará a burbujear, removemos con una espátula para que se vaya integrando.

Volvemos a poner a fuego bajo, durante dos minutos, en este momento añadimos el licor, sin dejar de remover. Conservamos en un tarro de cristal, dejamos enfriar sin tapar, la textura pasará de líquida a espesa una vez fría.

Si usáis nata el toffee será más cremoso, pero también aumentará en calorías.

Bizcocho de vainilla con semillas de amapola

400 gr. harina
16 gr. levadura royal
225 gr. mantequilla a temperatura ambiente
250 gr. azúcar moreno
4 huevos
240 ml. leche
1 cucharada de aroma de vainilla
2 cucharadas de semillas de amapola

En el robot de cocina o con la batidora de varillas batimos la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla aumente de volumen y blanquee. Añadimos los huevos de uno en uno, sin dejar de batir, el siguiente paso será añadir en tres veces la harina, previamente tamizada con la levadura, alternamos con la leche mezclada anteriormente con la vainilla,  es decir, un poco de harina y un poco de leche, así sucesivamente hasta terminar, sin dejar de batir a velocidad media baja, añadimos las semillas de amapola y terminamos de mezclar con la espátula manualmente. 

Rociamos el molde con spray desmoldante, y vertemos la masa por un lado de este, ella sola irá resbalando por el molde hasta cubrirlo por completo, damos unos golpes con el molde en la encimera para eliminar las burbújas de aire.  Horneamos a 175º durante 45 minutos.

Una vez frío, bañamos con la salsa de toffee.

He utilizado las semillas de amapola para contra restar el exceso de dulzor de este postre, ademàs de aportar fibra, magnesio y fósforo entre otros nutrientes. 




Aviso que la salsa de toffee puede resultar adictiva, dan ganas de comerla a cucharadas, y combinada con este esponjoso bizcocho ... ya ni os cuento. Me hubiera gustado que enseñaros el interior, pero no pude hacerle foto, ya que nos lo comimos en el curro,