lunes, 25 de diciembre de 2017

CHEESECAKE DE COCO CON MERMELADA DE PIÑA COLADA


Mi pasión por las tartas de queso, me ha llevado a innovar un poco y hacer una tarta diferente para degustar esta nochebuena.  Una combinación que me parece perfecta es el coco y la piña, Piña colada! Un sabor perfecto a una cheesecake!

BASE DE GALLETAS COCO


400 gr. galletas de avena
50 gr. coco rallado
80 gr. mantequilla

Trituramos las galletas con el coco en el vaso de la thermomix, programamos 30 segundos, velocidad progresiva de 5 a 10.  Bajamos con la espátula lo que se haya quedado en las paredes del vaso, y añadimos la mantequilla, programamos 5 minutos, 75º velocidad 3.

Cubrimos la base del molde con la masa de galletas, y reservamos en el frigorífico.

RELLENO CHEESECAKE COCO


6 huevos
200 ml. leche condensada
600 gr. queso mascarpone
400 ml nata montar
300 gr. coco rallado

Echamos 200 gr. de coco en el  vaso de la thermomix, trituramos 20 segundos velocidad progresiva de 5 a 10, añadimos la nata, y programamos 5 minutos, 75º, velocidad 2, para que el coco se emulsione con la nata y podamos dar sabor al cheesecake.  Reservamos en un bol, hasta que temple.

Añadimos los huevos al vaso de la thermomix, programamos 2 minutos, velocidad 4. Añadimos la leche condensada, la nata reservada, el queso mascarpone y el coco rallado sobrante. Programamos 30 segundos, velocidad 4.

Echamos la crema en el molde, rodeamos el molde con papel de aluminio, horneamos a 180º, calor arriba y abajo durante 40 minutos, pasado ese tiempo, apagamos el horno, y dejamos que la tarta temple dentro del horno.


MERMELADA PIÑA COLADA


1 Piña
300 gr. azúcar
Zumo de 1/2 limón
1 sobre de agar agar
25 ml de ron o aroma de ron
100 gr. coco rallado
Jengibre

Pelamos y troceamos la piña, echamos en el vaso de la thermomix la piña, el azúcar, el coco, el zumo de limón y el jengibre. Programamos 30 segundos velocidad progresiva de 5 a 10. Programamos 30 minutos, 100º, velocidad 3. A los diez minutos, echamos el ron y el agar agar, quitamos el cubilete y ponemos el cestillo para que no salpique.

Os quedará una mermelada exquisita, y un olor en la cocina que os darán ganas de comérosla! 

Conservamos la mermelada en tarros de cristal esterilizados. 

Para finalizar, cubrimos la tarta con la mermelada, conservamos en el frigorífico hasta la hora de consumir, podéis decorar con coco rallado por encima de la mermelada. Yo lo decoré con coco rallado de color rosa, que podéis encontrar en muchos supermercados. 







Os aseguro que esta va a pasar a ser mi tarta de queso preferida! Riquísima!

FELIZ NAVIDAD A TODOS!