miércoles, 18 de septiembre de 2013

TORRIJAS DE ESPELTA AL VAPOR

No, no me he vuelto loca, si es que alguien lo está pensando, aunque parezca raro el título de esta receta. Recientemente he adquirido un nuevo utensilio para la cocina, concretamente para cocinar al vapor en el microondas, os lo presento sin nombrar marcas, ya que no estoy haciendo publicidad del producto, sólo intento contaros como funciona, para que sirve y lo satisfecha que estoy con él. 

El producto en sí, es un molde de silicona con tapa, para cocinar al vapor en el microondas o en el horno. Sirve para cocinar cualquier tipo de comida, desde arroz, pasta, legumbres, verduras, carnes y pescados. Yo en principio lo compre para ese tipo de recetas, pero luego, me di cuenta al entrar en el blog de la marca, de que también podía sacarle provecho para hacer algún postre al vapor, reduciendo los azúcares y las grasas, así conseguir un postre light.



Este es el molde, con capacidad de raciones para dos personas. Seguro que muchos de vosotros ya lo conociaís, verdad?

Y esta ha sido mi comida de hoy: Macarrones de espelta con brócoli, zanahorias y pollo, todo cocinado al vapor, un chorrito de aceite de oliva y orégano.  Más sano ya no se puede comer, no os parece?



Vamos con la receta.

4 rebanadas de pan de molde de espelta
1 huevo
50 ml. leche de arroz
1 cucharada de mantequilla vegetal
Canela en polvo
Azúcar moreno

Bañamos las rebanadas de pan en la leche, dejamos escurrir, y luego las bañamos en huevo batido. 
Cortamos papel de film transparente en dos trozos cuadrados, y pincelamos con mantequilla fundida, colocamos las rebanadas de pan impregnadas en leche y huevo, y envolvemos con el film transparente. Yo las hice por separado. Deciros también, que yo he utilizado leche de arroz porque aporta un sabor muy rico a la torrija, pero podeís utilizar cualquier tipo de leche.
Colocamos dentro del molde, tapamos y cocinamos en el microondas durante 3 minutos, el tiempo teneís que ir controlando vosotros ya que cada microondas calienta de una forma distinta.
Una vez templadas, espolvoree con azúcar moreno y quemé con el soplete, luego un poquito de canela en polvo ... y listas para comer.





Cómo me gustan! Y sin una gota de aceite de la fritura! Para los que estaís a dieta y quereís permitiros un dulce!