jueves, 27 de noviembre de 2014

YOGUR DE MARACUYA


Seguimos con deliciosos postres lactéos,  acompañado de frutas de la pasión, el Maracuya. Es una fruta originaria de Centroamérica y Suramérica. La pulpa, el zumo, las flores y la infusión de las hojas de maracuyá tienen un efecto relajante, pudiendo utilizarse como calmante. Esta fruta contiene unas pepitas de color negro  que también son comestibles. 



800 ml. leche desnatada
1 yogur natural
2 cucharadas de leche en polvo
2 cucharadas de azúcar
6 maracuya

Lo primero que haremos será abrir 4  maracuyás y retirar toda la pulpa en un bol, yo he desechado esta vez las pepitas negras. Mezclamos la pulpa obtenida con la leche, el yogur, la leche en polvo y el azúcar. Llenamos los vasitos de la yogurtera con la crema, y dejamos esta encendida durante 8 horas, pasado ese tiempo, sacamos los vasitos, los tapamos y los dejamos enfriar en el frigorífico durante 4 horas. A la hora de servir, retiramos la pulpa de los dos maracuyas que no habíamos utilizado, desechamos las pepitas negras, y ponemos una cucharada de esta pulpa en cada yogur. 

El motivo por el que no he utilizado las pepitas negras ha sido porque a mis hijas no les hace ni pizca de gracia encontrarlas en el yogur, pero también son ricas y nutritivas.