martes, 27 de diciembre de 2016

CHEESECAKE DE SPECULOOS CON DULCE DE LECHE

Retomando mi trabajo bloggero, con un nueva receta de tarta de queso, si es que no se puede pasar unas fiestas sin una tarta de queso, combinando distintos sabores, esta vez, me he atrevido con sabores distintos y muy intensos, el resultado un sabor espectacular, riquísima. 

El sabor principal de esta tarta es el Speculoos, es una galleta navideña tradicional de Bélgica y Holanda, se hacen con azúcar moreno, canela, nuez moscada, clavo, jengibre, cardamomo y pimienta blanca. Al añadir pasta de speculoos a la tarta de queso, estamos añadiendo todas estas especias a la crema de queso, logrando así cambiar por completo el sabor tradicional de la tarta, consiguiendo un sabor exótico y original. 

400 gr. galletas chiquilin
50 gr. mantequilla
6 huevos
600 gr. queso mascarpone
400 gr. nata 
200 gr. leche condensada
1 cucharadita de pasta de speculoos
Dulce de leche 

Trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla, hasta conseguir una pasta, cubrimos con esta pasta, dejamos reposar en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Esta tarta de queso se hornea al baño María, así que encendemos el horno a 180º, echamos agua en la bandeja del horno.

Batimos los huevos, añadimos la leche condensada, la nata, la pasta de speculoos y el queso, y mezclamos con la batidora de varillas, hasta integrar todos los ingredientes, unos 30 segundos para incorporar bien todo, no batir en exceso. Echamos la crema en el molde, llevamos al horno durante 50 minutos aproximadamente. Dejamos templar dentro del horno, después sacamos la tarta para que enfríe fuera, finalmente, la dejamos en el frigorífico mínimo durante cuatro horas, así quedará con la consistencia y textura perfectas. 


Una vez fría, cubrimos con dulce de leche, yo hice dulce de leche casero con azúcar moreno, por eso ha quedado con ese color tan oscuro, a mi personalmente, me encanta el ese color oscurito, además el sabor es mucho más intenso a caramelo. 










Como veis, no siempre hay que combinar las tartas de queso con mermeladas, hay infinidad de coberturas que podéis utilizar.