domingo, 15 de junio de 2014

CHEESECAKE DE CEREZAS

Con ganas de sol y calorcito, aprovechamos cada día de sol para comer al aire libre. Y como no puede faltar en toda comida familiar ... es un postre, esta vez una tarta de queso en dos capas con base de galletas, con una capa de queso y otra capa de crema de cerezas, y por encima gelatina de cerezas. 

Antes de empezar con la receta, avisaros, que con estas cantidades sala una tarta super grande, en un molde de 26 centímetros, y con un grosor de siete centímetros. Otra dato, según estas cantidades la cheesecake no resulta nada dulce, lo digo para los golosos, que tendrán que añadir más azúcar y miel a la receta.  A mi no me gusta muy dulce, pero después del resultado y de catarla, yo hubiera añadido el doble de miel, es decir hasta 12 cucharadas, y el azúcar no doblaría la cantidad pero si añadiría un par de cucharadas más en cada crema. 

300 gr. cerezas
500 gr. queso de untar
700 ml nata vegetal
6 cucharadas de miel
7 cucharadas de gelatina en polvo
1 paquete de galletas maría
50 gr. mantequilla
1 vaso  de brandy
4 cucharadas de azúcar
150 gr. azúcar
Mermelada de fresas

Derretimos la mantequilla en el microondas, mientras trituramos la galletas en la picadora. Mezclamos los dos ingredientes hasta formar una pasta, cubrimos la base del molde con la masa conseguida, y dejamos reposar en el frigorífico.

Montamos 350 ml. de nata con tres cucharadas de miel, añadimos 250 gr. de queso, mezclamos y reservamos. Ponemos un vaso de agua a fuego lento, y cuando empiece a hervir añadimos tres cucharadas de gelatina en polvo, retiramos del fuego, y removemos hasta que la geletina se haya disuelto. Una vez frío, añadimos a la nata montada, y echamos la crema en el molde sobre la masa de galletas, alisamos y reservamos en el frigorífico.

Ponemos al fuego medio vaso de agua con 200 gr. de cerezas, picadas y deshuesadas, añadimos cuatro cucharadas de azúcar, y medio vaso de brandy. Dejamos reducir a fuego suave. Durante quince minutos aproximadamente. Retiramos del fuego, pasamos todo por la batidora. Dejamos enfriar, mientras montamos 350 ml de nata con tres cucharadas de miel, añadimos 250 gr. de queso y  la crema de cerezas y seguimos montando.  Ponemos al fuego un vaso de agua, cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos tres cucharadas de gelatina en polvo, removemos hasta que se disuelva por completo. Dejamos enfriar, y una vez frio, añadimos a la crema anterior de nata y cerezas. 

Sacamos el molde del frigorifico, con la base de galletas y la primera capa de queso, y echamos encima la crema anterior de cerezas, alisamos bien, y volvemos a meter en el frigorifico.

Ponemos en un caso un vaso de agua, las cerezas restantes sin deshuesar y enteras, añadimos 150 gr. de azúcar, medio vaso de brandy. Cuando empiece a hervir, añadimos una cucharada de gelatina en polvo, retiramos del fuego y dejamos templar. Cubrimos la tarta con las cerezas y almibar conseguido, al templar, las cerezas y el almibar se irán introduciendo dentro de la crema de cerezas, si quereís que quede encima de la cheesecake debeís esperar a que el almibar y cerezas esten completamente frios. 

Por último, pincelamos con mermelada de cerezas o de fresas, yo opté por la mermelada de fresas.







Y para terminar, os enseño una rosa amarilla con tonos rosas, es que no me pude resistir a sacarle una foto!



Y a tunearla con el editor de imágenes! Son preciosas!