lunes, 8 de septiembre de 2014

TARTA CANDY MELTS FRESA

Y llegó el día! Un añito más para el cuerpo! Y no es que no me guste cumplir años, todo lo contrario, que como dicen por hay: la mujer y el vino mejorar con los años! Pués eso, a levantarnos la autoestima, nada de tristezas ni depresión por cumplir años. Además, como buena virgo, según mi horóscopo somos optimistas y alegres, seguro que por aquí me lee alguna virgo que cumpla años en estos días, si así es, felicidades a mis tocañas. Y a celebrarlo como se merece: con una rica tarta.

Yo he aprovechado mi cumple para experimentar un poco, nunca había utilizado candy melts para hacer un ganache para cubrir la tarta, así que esta es la novedad de esta tarta, y he de decir que queda un ganache de lujo.

Para el bizcocho:

3 huevos
1 yogur de soja
75 gr. panela
25 ml aroma de vainilla
100 ml aceite girasol
1/2 sobre de levadura en polvo 
260 gr. harina

Mezclamos los huevos con el azúcar, hasta que doble su volumen. Añadimos el yogur, el aroma de vainilla y el aceite, y mezclamos de nuevo hasta que se integren todos los ingredientes. Seguidamente, añadimos la harina previamente tamizada con la levadura. Batimos de nuevo hasta que los ingredientes secos esten integrados en la masa.

Horneamos a 175º durante 20 minutos.

Yo usé un molde de 22 centimetros de diámetro para estas cantidades, y como querìa dos capas de bizcocho, utilicé las mismas medidas para hacer la segunda capa de bizcocho.

El relleno es un frosting de nata vegetal con queso de untar. Montamos 200 ml. de nata vegetal y añadimos el queso, seguimos batiendo hasta que el queso esté integrado en la nata. Yo no echo azúcar a la nata vegetal por ya contiene aroma.

Bañamos los bizcochos con almibar de fresa:

50 ml. agua
50 gr. azúcar
50 gr. nesquik fresa

Calentamos el agua con el azúcar y el nesquik de fresa, hasta que estos últimos de deshagan. Dejamos enfriar y bañamos los bizcochos.

Cubrimos la primera capa de bizcocho con el frosting de queso, colocamos  la otra capa de bizcocho y cubrimos con el frosting de nuevo, pero sin cubrir los bordes de la tarta. Metemos en el frigorífico durante cuatro horas mínimo, yo la dejé toda la noche, y el día siguiente eché la cobertura de fresa.

Para la cobertura de candy melts:

150 gr. candy mells
75 ml. nata 35% materia grasa

Calentamos la nata, y cuando empiece a hervir retiramos del fuego, añadimos los candy mells y removemos hasta que se fundan con la nata. Dejamos templar unos minutos, sin dejar que se enfrie. Cuando esté templado, echamos por encima de la tarta, la cual habremos sacado del frigorífico unas horas antes. Para dar un efecto bonito, con una cuchara, vamos dibujando circulos, así lograremos que la nata que cubre el bizcocho se acople al ganache de fresa y quede una cobertura bicolor.






Ni que deciros que estaba riquísima. Los candy melts son una buena opción para cualquier tipo de cobertura, además, los teneis en todos los colores y sabores.