lunes, 8 de diciembre de 2014

TARTA TRES LECHES CON FRUTOS ROJOS

Primera receta ideal para preparar en época navideña!Qué ganas tenía de hacer esta tarta!  Este pastel o torta tres leches es un postre tradicional latinoamericano. Consite en un bizcocho bañado en tres tipos de leche: evaporada, condensada, y nata o crema de leche, decorado con un merengue de claras de huevo. Yo le dí mi toque añadiendo frutos rojos a la receta, es que me encanta añadir fruta a las tartas!



6 yemas de huevo
6 claras de huevo
100 gr. azúcar
50 gr. azúcar para las claras
300 gr. harina
2 cucharaditas de levadura en polvo
125 ml leche de soja
200 ml leche condensada
250 ml leche evaporada
250 ml crema de leche o nata
200 gr. frutos rojos(arándanos, grosellas y frambruesas)

Batimos las yemas con el azúcar, hasta que doble su volumen, añadimos la leche de soja, y seguimos batiendo, hasta que la mezcla este espumosa, seguidamente añadimos la harina tamizada con la levadura. 

Montamos las claras a punto de nieve con los 50 gr. azúcar, añadimos esta mezcla a la crema anterior, con movimientos envolventes de arriba a abajo, para no se nos bajen las claras.

Echamos en un molde previamente espolvoreado con spray desmoldante, a 170º durante 40 minutos, aproximadamente. 

Mientras el bizcocho se enfria, mezclamos las tres leches: condensada, evaporada y nata. Si quereís que esté más dulce podeís añadir más leche condensada. 

Pinchamos el bizcocho, haciendo pequeños agujeros, y bañamos con la mezcla anterior, con la precaución de colocar el bizcocho bajo una rejilla y un molde que recoja la crema sobrante. Podeís bañarlo tantas veces queraís, hasta que esté bien empapado.

Ahora toca preparar el merengue italiano:

290 gr. azúcar
80 ml. agua
4 claras de huevo

Ponemos el agua con el azúcar a hervir durante 8 minutos, o hasta que la temperatura del almibar alcance los 120º. Mientras batimos las claras a punto de nieve, y cuando el almibar esté listo lo vamos añadiendo a las claras poco a poco, en forma de hilo fino, mientras seguimos batiendo hasta que el merengue comience a enfriarse.

Esparcimos por encima del bizcocho los frutos rojos, cubrimos con el merengue toda la tarta, y cuando esté bien cubierto, utilizamos el soplete de cocina para dorar el merengue y dar así un toque acaramelado al merengue.





Esponjosa, jugosa, dulce y amarga gracias a los frutos rojos. Lo tiene todo! Además con esta receta básica podeís tunearla y darle vuestro toque especial.

Seguro que los que me seguis desde es otro lado del charco habeís hecho esta receta miles de veces, yo es la primera vez que la preparo pero seguro que no será la última.