lunes, 15 de febrero de 2016

PUDDING DE PAN


Esta receta es ideal para aprovechar restos o sobras de pan que ya no vamos a comer, se puede utilizar tanto pan de molde, como hice yo, o pan duro del día anterior.  Es ideal para el desayuno o merienda, podéis acompañarla con frutos rojos o pepitas de chocolate, yo solo añadí unos pocos copos de avena para decorar.


340 ml leche desnatada
60 ml. nata 
4 huevos
50 gr. azúcar blanco
20 gr. azúcar moreno
Canela en polvo
Nuez moscada
Palo de canela
Ralladura de una naranja pequeña
400 gr. de pan de molde (yo usé de cereales)
60 gr. mantequilla derretida

Ponemos a calentar la leche, la nata, el palo de canela y la ralladura de naranja. Hasta que empiece a hervir, apagamos el fuego y dejamos entibiar.

Colocamos en un molde, untado con mantequilla, los panes cortados en triángulos, untamos cada pan con mantequilla derretida. 

Batimos los huevos con el azúcar blanco, añadimos la leche infusionada, y mezclamos. Repartimos esta mezcla por encima de los panes. Dejamos reposar 30 minutos. 

Encendemos el horno a 180º, espolvoreamos el azúcar moreno, con una poco de canela y nuez moscada (mezclado todo junto) por encima del pudding, y horneamos durante 30 minutos, o hasta que el pudding esté doradito y haya subido de altura, esta altura se perdera un poco cuando lo hayamos sacado y se haya enfriado. 

Esta buenísjmo si se come templado, semicaliente. 



Ya sabéis, no tiréis más ese pan que sobra cada día, incluso se puede hacer esta receta sustituyendo el pan de molde por pan de leche, cruasant o donuts.