jueves, 22 de enero de 2015

LECHE FRITA DE CALABAZA

Este mes he publicado muy pocas recetas, lo sé, la verdad es que no he estado de cocinillas, es un mes que no preparo muchos dulces, hay que tomarse un descanso de vez en cuando, y qué mejor época que después de las fiestas de Navidad.

A parte de dedicarme a mis peques y a mis mayores, también he tenido tiempo para ir de rebajas, cosa que odio hacer, ya que sólo encuentro tiendas saturadas y centro comercial a tope de gente, tanto es así, que hasta se bloquearon las escaleras eléctricas del exceso de gente que subía en ellas, la única ventaja es que si que encuentras chollos y descuentos sobre todo en ropa, algo muy importante, cuando me toca comprar ropa para dos niñas ya casi adolescentes. Eso si, si estáis en el mismo caso que yo, os aconsejo ir de rebajas con la decisión tomada de lo que verdaderamente necesitéis comprar, si no ... cuando volváis a casa habréis gastado el doble. 

Para gastar poco, y preparar un receta rápida y barata, os dejo  la receta de las tradicional Leche Frita de nuestras abuelas, con la variación de que le he añadido calabaza. El sabor final resulto no tan dulce, lo que la hacen mucho más ricas.

1 litro de leche desnatada
8 cucharadas rasas de maicena
3 yemas de huevo
100 gr. azúcar
1 cucharada de vainilla en pasta
4 cucharada de puré de calabaza
1 palo de canela
Una pizca de jengibre
1 huevo
Harina


Ponemos a hervir la leche con el puré de calabaza, el azúcar, el jengibre, la vainilla, la canela, cuando empiece a hervir retiramos del fuego y pasamos por el colador. Reservamos una taza de la mezcla, y mezclamos con la maicena, hasta que se disuelva  por completo. Ponemos el resto de la leche a fuego lento, y añadimos las yemas, mezclando con las varillas, para que se incorporen a la crema, cuando estén incorporadas añadimos la maicena disuelta, y sin dejar de remover, dejamos a fuego lento hasta que la crema empiece a espesar.

Cuando esté espesa, retiramos del fuego, y echamos en un molde cuadrado. Dejamos enfriar, mínimo cinco o seis horas, para que la masa esté consistente.

Cortamos en cuadrados, y rebozamos en harina y huevo, seguidamente freímos en abundante aceite.

Servimos espolvoreadas con canela y azúcar glas. 





jueves, 8 de enero de 2015

ROSCON DE REYES SIN LACTOSA

Día 8 de enero y yo sin publicar la receta del roscón de reyes! Con lo rico y esponjoso que me quedó. Eso sí, las fotos no le hacen aprecio, las tuve que hacer con el móvil. 

Prefermento:

100 ml. leche sin lactosa tibia
20 gr. levadura fresca
150 gr. harina de panadería

Disolver la levadura en la leche tibia, mezclar con la harina y amasar bien. Dejar las masa reposar en un bol, tapada con un trapo húmedo durante 3 horas en lugar cálido. Cuando esté llena de burbujítas está lista para usarla en la masa final.

500 gr. harina de panadería
100 ml. leche tibia sin lactosa
2 huevos
75 gr. azúcar
100 gr. mantequilla sin lactosa
2 cucharadas de azúcar invertido
3 cucharadas de agua de azahar
Azúcar húmeda para decorar
Huevo batido para decorar

Mezclar la leche, los huevos, la mantequilla, el azúcar, el agua de azahar y el azúcar invertido. Amasar, y añadir el prefermento anterior, amasar, e ir añadiendo poco a poco la harina, amasar todo durante 10 minutos en la amasadora, y otros 10 minutos con las manos impregnadas de aceite, será una masa húmeda y pegajosa, pero elástica. 

Damos forma de bola, y dejamos unas horas hasta que su volumen sea el doble o tripe al incial, yo la dejé reposar en el frigorífico toda la noche. Al día siguiente, desgasifique la masa, aplastando la masa. Formamos una bola, colocamos algo redondo en el centro, para que se forme nuestro roscón, dejamos levar una horita más mínimo, pincelamos con huevo batido y decoramos con el azúcar húmedo.

Horneamos a 200º durante 25 minutos, calor arriba y abajo, y 10 minutos mas con el ventilador.


Sin duda uno de los mejores roscones que hemos probado. Un poco trabajoso por el amasado, pero muy rico. Pero tiene un fallo, se me olvidó ponerle una sorpresa dentro! 

domingo, 4 de enero de 2015

PAULOVA DE FRESAS Y FRUTOS ROJOS

Esta es una de las tartas que tenía pendiente de hacer desde hace mucho tiempo, primero hice los cupcakes Paulova, y ahora era el turno de la tarta.

Aunque parece difícil, no lo es, en absoluto, consta de dos partes: merengue y nata montada. Hacer el merengue puede resultar complicado, porque a parte de montar las claras, hay que añadir maicena, lo cual puede hacer que el merengue se quede sin aire y se baje. Otra de las complicaciones, es el horneado, a fuego lento, calor arriba y abajo, y hora y media en el horno, dejando que se enfrie dentro de este. 

Os cuanto la receta y luego os digo unos trucos.

10 claras
500 gr. azúcar glass
1 cucharada de vinagre blanco
1/2 cucharadita de crémor tártaro
Pizca de sal
30 gr. maicena
400 ml. nata vegetal
Fresas
Frutos rojos
Sirope de frutos rojos

Encendemos el horno a 175º, calor arriba y abajo, nada de ventilador.

Tamizamos el azúcar glass con la maicena.

Montamos las claras con el cremor tartor y una pizca de sal. Cuando esten a punto de nieve, vamos añadiendo el azúcar glas tamizado con la maicena, añadimos lentamente, cucharada a cucharada, sin dejar de batir a velocidad media, cuando hayamos incorporado todo el azúcar, seguimos batiendo a máxima velocidad durante ocho minutos, y un minuto antes de dejar de batir añadimos el vinagre blanco, terminamos de batir.

Dibujamos un círculo en papel de hornear, le damos la vuelta, y lo pegamos con gotas de merengue sobre la bandeja del horno. Cubrimos el círculo con el merengue, intentando que nos quede redondo y un poco alto, extendiéndolo desde el centro hacia los bordes.

Bajamos la temperatura del horno a 125º y horneamos durante 30 minutos, pasado ese tiempo, bajamos la temperatura a 100º y seguimos horneando durante 60 minutos.  No abrir la puerta del horno en ningún momento, hasta que no se haya enfriado. El merengue debe enfriarse dentro del horno. Por lo cual, os aconsejo hacerlo por la tarde/noche, así mientras dormimos el merengue se va enfriando.

Para terminar, sólo tendríamos que montar la nata con un poco de azúcar (al gusto), yo uso nata vegetal así que no añado azúcar ya que está aromatizada. 

Con cuidado despegamos el merengue del papel de hornear, colocamos sobre la bandeja o plato, cubrimos con la nata y decoramos con los frutos rojos y las fresas. 

Bañamos con sirope de frutos rojos en el momento de servir.

El sirope puede hacerse con un poco de mermelada de frutos rojos y almibar. Conservar en el frigorífico hasta el momento de servir.

El merengue queda crujiente por fuera y cremoso por dentro, por eso esperamos hasta el ultimo momento antes de servir, para cubrir con la nata, las frutas y el sirope. Si lo haces con antelación, el merengue se humedecerá.







* El vinagre blanco es opcional, lo usamos porque da brillo y blancura al merengue.

* El crémor tártaro ayuda a montar las claras con más firmeza, yo lo usaría si o si, ya que en todas las despensas de las casas seguro que hay, los sobres de gasificánte que se usan para muchos postres, uno es blanco y otro azul, pues bien, uno de ellos es bicarbonato de sodio y otro ácido tartárico (cremor  tártoro ).

* Con estas cantidades yo hice un disco de 22 cm de diámetro.

Con estos datos, ya podéis hacer una fabulosa Paulova.