jueves, 21 de agosto de 2014

QUICHE DE CECINA Y QUESO




Hoy os traigo una variación de una receta que tiene su origen en Francia, la Quiche Lorraine. Este pastel salado suele llevar como relleno queso, champiñones y jamón york, sin embargo, hoy vamos a cambiarlo un poco, introduciendo un ingrediente típico de España, la cecina del Bierzo, que le dará un gusto salado, muy diferente y, sobre todo, delicioso.

-         Masa quebrada o masa de hojaldre (puedes comprarla ya hecha o hacerla tu mismo)
-         100 gramos de cecina del Bierzo
-         100 gramos de queso rallado
-         300 ml de nata para cocinar
-         3 huevos XL
-         Pimienta negra
-         Sal

En primer lugar debemos amasar y estirar la masa de hojaldre. Para ello tendremos que colocarla sobre una superficie lisa y enharinada y amasar con un rodillo. Una vez que esté bien estirada y haya quedado fina la colocamos sobre un molde apto para horno. Para evitar que la masa se hinche y suba mucho con el calor del horno, tendremos que pinchar la masa con un tenedor. Cuando la tengamos lista, la retiramos para añadir el resto de ingredientes después.

Por otro lado, batimos los huevos en un bol y añadimos también la nata. Cuando ambos ingredientes se hayan integrado perfectamente, dando lugar a una mezcla homogénea, incorporamos el queso y la cecina mezclándolo con suavidad para que se reparta por toda la mezcla y salpimentamos al gusto.

Por último sólo nos queda añadir la mezcla en el molde forrado con la masa quebrada e introducirlo en el horno, previamente precalentado a 200º, durante al menos 30 minutos, hasta que la parte superior quede tostada. Si queréis, antes de meterlo al horno, podéis echar un poco más de queso rallado sobre la quiche para que se quede una capa de queso gratinado.

Espero que os haya gustado la receta, y que no dudéis en prepararla, ya que está hecha con productos de mi tierra natal, León. 

martes, 19 de agosto de 2014

OBLEAS DE ARROZ EN WOK

Dejamos la repostería aún lado, y seguimos con una recetas salada. Me apasiona la cocina internacional, y una de ellas es la cocina oriental. Aunque no estoy muy familiarizada con algunos de sus ingredientes. 

La base de una comida oriental sin duda alguna son las verduras y el pescado, combinado con alguna de sus muchas salsas: de soja, de ostras ...

Hasta ahora, nunca había utilizado las obleas de arroz, es la primera vez que las utilizo para esta receta, igual que las algas wakame, nunca las había probado.

Las algas wakame es una variedad de alga muy utilizada en la cocina japonesa, crece en las costas de Galicia, Francia, Bretaña, Australia y Tasmania, se puede encontrar desecada, fresca y salada. Es un alimento rico en calcio, yodo y otros minerales y nutrientes. Es un alga de hoja color verde y tiene un sabor dulce.
 * Regenera la calidad de la sangre.
 * Propiedades desintoxicantes.
 * Recomendada para hipertensos.
 * Ayuda a mejorar la secreción de los riñones e hígado.


3 hojas de col china
1 pimiento verde
6 tomatitos cherry rojos
6 hojas de cebollino
1 ramita de perejil rizado
1/2 cebolla
100 gr. lenguado
2 cucharadas de alga wakame
2 cucharadas de arroz hervido
2 cucharadas de salsa teriyaki
1 cucharada de salsa de ostras
1/2 cucharadita de aceite de sésamo
Aceite de oliva virgen
1/2 cucharadita de jengibre
12 obleas de arroz

Lo primero que haremos será sofreir las verduras picadas  con aceite de oliva, cuando esten medio sofritas echamos el pescado, el jengibre y el aceite de sémamo, y dejamos al  fuego unos minutos, removiendo de vez en cuando para que se mezclen los sabores. Por último añadimos el arroz cocido, la salsa de ostras y la salsa teriyaki, un minuto más al fuego, y retiramos.

En un bol de agua fria, sumergimos cada oblea durante 15 segundos, rellenamos con una cucharada del wok y cerramos las obleas.

Estos rollitos se pueden consumir así o freirlos u hornearlos. 








GALLETAS RELLENAS

Comienzo ya con nuevas recetas para estrenar el nuevo look del blog, quería hacer una receta rápida y con ingredientes que tuvieramos todos en casa, ya que no tenía mucho tiempo para hacer la receta y preparar el post, ya que nos íbamos al concierto de Malú, el primer concierto de mis hijas.

Esta receta es super sencilla necesitamos:

1 paquete de galletas hojaldradas
Crema pastelera
Canela en polvo
Azúcar
1 huevo

Rellenamos las galletas de crema pastelera, preparando un sandwinch de galleta y crema. Bañamos las galletas en huevo batido y freimos en aceite de girasol. Vamos sacando las galletas una vez fritas y espolvoreamos por encima azúcar y canela en polvo, yo mezcle estos dos ingredientes, los puso en un bol y rebocé las galletas fritas. Colocamos sobre papel absorbente de cocina y ya están listas para comer. Aunque frías estan mucho más ricas.




Pensándolo bien ... me llevaré las galletas en el coche por si a alguien le apetece una a la vuelta del concierto. Se pueden guardar en un recipiente hermético tapadas con papel de cocina.


Lo mejor es lo hojaldradas que quedan!