domingo, 18 de agosto de 2013

BIZCOCHO DE LIMON LIGHT


Sabeís que en el blog, hay una sección sobre Reposteria Vegana, apta para las personas alégicas a la lactosa, al gluten o con problemas de azúcar.

Yo siempre intento adaptar todas mis recetas, utilizando el mínimo de azúcar, incluso en muchas de ellas sustituimos el azúcar por panela, azúcar moreno, sirope de agave o miel. También, podemos reducir las calorias de un postre, utilizando leche o yogures desnatados, queso light, cacao sin azúcar, hoy en dia, podemos encontrar muchos productos que nos ayudan a reducir las calorias y grasas de nuestros postres.

Como me parece un tema interesante, y sé muchas personas no pueden permitirse, por salud, postres muy calóricos, voy abrir una nueva sección LIGHT, para todos aquellos que necesiteís reducir las calorias en un postre. Porque todos, el algún momento de nuestra vida, hemos tenido que hacer dieta, o privarnos de ciertos alimentos, yo no creo mucho en las dietas, pienso que hay que comer de todo ... pero poca cantidad, y no eliminar ningún alimento de nuestro menú, ni siquiera el azúcar, a no ser que el médico lo considere adecuado, claro está. 

Y para ello, comienzo con un rico y esponjoso bizcocho de limón. Sin azúcar, sin harina y con el mínimo de huevo.

4 cucharadas de salvado de avena
2 cucharadas de salvado de trigo
1 yogur limón desnatado
Zumo de medio limón
1 cucharada de queso batido 0%
2 cucharadas de Sirope de agave
1 sobre de levadura Royal
1 cucharada de leche en polvo desnatada
1 yema de huevo
3 claras de huevo

Montamos las claras a punto de nieve, y reservamos. Mientras, mezclamos el resto de ingredientes en un bol: el salvado de avena, el salvado de trigo, el yogur, el zumo, el queso, el sirope, la levadura, la leche y la yema, mezclamos con las varillas, Cuando esté todo bien integrado, incorporamos las claras, y mezclamos todo con la espátula manualmente. 
Echamos a un molde apto para microondas,  e introducimos en el microondas a una potencia de 750 durante 11 minutos.


El salvado de avena nos ayuda a reducir peso, ya que atenúa la sensación de hambre, por su alto poder saciante. Mientras que el salvado de trigo integral, o no integral, nos ayuda a mejorar el tránsito intestital, y previene de cancér de colón.







Como veís, queda esponjoso y con un rico sabor a limón, no sabe para nada a salvado. Este bizcocho os puede servir como base para hacer otros bizcochos, cambiando el sabor del limón, por sabor a naranja, manzana, piña, etc ... También podeís sustituir la yema de huevo, por dos cucharadas de compota de manzana, incluso incorporar trocitos de fruta, o hacer una rica cobertura light, que ya os iré mostrando más adelante.

Espero que os guste la nueva sección del blog, y recordad, no tenemos por qué privarnos de un rico postre, simplemente adaptarlo a nuestras necesidades, e incluso combinar los dos tipos de reposteria, la reposteria light y la reposteria no light.